sábado, 1 de noviembre de 2014

Carlos Slim pregona con el ejemplo y en Telmex ya se trabaja semana laboral de 4 días

La semana de cuatro jornadas laborales ya es una realidad en la empresa Teléfonos de México, de Carlos Slim, y el multimillonario mexicano piensa en reducirla a tres. Pero a cambio quiere que los trabajadores no se jubilen antes de cumplir 75 años.

Ya en noviembre de 2012 los directores de la compañía Teléfonos de México (Telmex) alcanzaron un convenio con los sindicatos para que los trabajadores de edad avanzada trabajaran cuatro días a la semana en lugar de cinco.

El propietario de la empresa, el hombre más rico del mundo, señaló el pasado martes en la 12.ª edición de la Cumbre de Negocios en Querétaro que esta idea había sido puesta en práctica con éxito.

Es más, busca extender la experiencia a otras edades y otros países de América Latina donde tiene negocios, según publica el sitio web actualidad.rt.com.

"A todos aquellos que se jubilan", dijo Carlos Slim en un discurso, se les ofrece la opción de "que vayan cuatro días ocho horas" al trabajo sin que se les reduzca el salario. Otros empleados acuden al trabajo los tres días restantes, explicó el empresario. No especificó cuáles son las condiciones laborales para estos empleados.

"Deberías tener más tiempo para ti durante toda tu vida, no cuando llegues a los 65 y te jubiles", sostuvo Slim. "Con tres días de trabajo a la semana podríamos relajarnos y tener más calidad de vida. Tener cuatro días libres sería muy importante para generar nuevas actividades de entretenimiento y otras formas de ocupar nuestro tiempo".

En varias ocasiones anteriores el magnate mexicano ya había propuesto ir más lejos y reducir la semana laboral a tres días, pero con turnos de 11 horas. Esta vez volvió a argumentar que de esta forma los trabajadores tendrían más tiempo para dedicar al ocio, la familia y la capacitación profesional.

Además sugirió retrasar la edad de jubilación a 75 años.

"Con eso le quitan el costo actuarial a los Gobiernos que ofrecen jubilaciones tempranas", explicó el multimillonario.

"Es insostenible para países que tienen un nivel [de pagos por jubilación] del 55 por ciento del PIB". 

Branson, de acuerdo con la idea

Las ideas de Slim ganan apoyo entre los más ricos del mundo. Así, el director ejecutivo de Virgin Group, Richard Branson, propuso a través de su blog profundizarlas aún más.

"La propuesta de Slim se centra principalmente en los mayores. Como bien se sabe, las personas viven más, tienen mejor salud y quieren continuar disfrutando de una vida activa mientras sea posible", sostuvo el magnate británico.

"Sin embargo, creo que los cambios no se deben enfocar solo en esos trabajadores".

Los trabajadores deben tener la opción de "estar en su escritorio, trabajar desde casa, trabajar tres o cuatro días a la semana o compartir un empleo". "Eso es genial. Cada uno elige lo que más le convenga", agregó.
(Con información de Agencias)

sábado, 20 de septiembre de 2014

Celos, redes sociales y parejas "stalker"... Una combinación explosiva

"¿Con quién estás chateando?", "¿Por qué tenés a tu ex novio de amigo en Facebook?, "¿Quién es ese que te empezó a seguir en Twitter y le pone "fav" a todo lo que publicas?". En un mundo 2.0, casi todas las personas que están en pareja han pasado alguna vez por la situación de tener que dar explicaciones por sus actos en Internet o que estén relacionados con la tecnología.

Si bien, en la mayoría de los casos la cuestión se resuelve con una simple explicación, hay personas que empiezan a perseguirse con la idea de que su pareja puede estar engañándolo y se convierten en 'stalkers', buscando permanentemente "evidencias virtuales" para intentar comprobar que el otro miente. Y es allí, cuando una relación puede empezar a tambalearse, por ese juego obsesivo que hace que el 'stalkeado' se harte y se vaya.

Juan Felipe Ortiz Liñán es licenciado en psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, creador y profesor titular del Taller de Primeros Auxilios Psicológicos impartido en el Hospital Materno Infantil Inguarán, perteneciente a la Secretaria de Salud del Distrito Federal, Ciudad de México. En una entrevista con Infobae sostuvo que, en esta revolución en la interacción y la comunicación humana, las relaciones de pareja no se encuentran exentas de dicha influencia.

"Cada día es más común que lleguen a los consultorios parejas completamente fracturadas por descubrir engaños e infidelidades a través de mensajes e imágenes encontradas en las redes sociales, a veces halladas por casualidad o por la búsqueda directa de la persona agraviada", explicó Ortiz Liñán. "Ya sea por curiosidad, desconfianza, inseguridad o broma, las redes sociales se han vuelto un campo fértil para aquellas personas con celotipia o con la simple curiosidad de saber más del otro".

Una persona que pretende revisar el teléfono de la otra o pedirle abiertamente que le muestre su actividad en las redes sociales evidencia un problema grave de celos e inseguridad que, tarde o temprano, terminará arruinando la relación.

"La computadora o el teléfono celular son de uso personal. El respeto por la privacidad evita conflictos que pueden destruir una relación. Si estás con tu pareja y te la pasas en el chat, si no dejas tu computadora a altas horas de la noche o si haces gestos de mucho agrado con la persona con la cual te comunicas, estos pueden ser mal interpretados por el otro. Puede ser que no estés haciendo nada indebido, pero aparentará otra cosa. Simplemente, evítalo", recomendó el especialista.

Convivir con alguien o tener una relación amorosa no significa que las personas se olviden de su individualidad y que no tengan derecho a tener un ámbito propio que sea estrictamente privado.

"Si ambos están de acuerdo con tener acceso a las redes sociales o, por el contrario, respetan que ambos guarden sus claves de acceso, tómenlo en cuenta en la relación. Es importante aclarar que este acuerdo se respete en todo momento, estén o no juntos".

Ortiz Liñán recomendó establecer horarios y tiempos de uso diario en las redes sociales, no sólo para no perjudicar a la pareja, si no para no estar todo el día pendiente de lo que allí sucede. "Si la utilización de las redes sociales se está volviendo una actividad que está desgastando tu relación, establece horarios: lleguen a un acuerdo sobre la cantidad de tiempo en los que utilizarán la computadora", recomendó.

Finalmente, el entrevistado se refirió a las expresiones de amor en las redes sociales que no se reflejan en la vida cotidiana e instó a las parejas a que tomen conciencia de que el cariño debe expresarse en persona y a diario, no sólo a través de frases románticas en Internet.

"A veces es gracioso observar a una pareja que puede ser dulce y amorosa por Facebook o Twitter, pero cuando están juntos no son capaces de expresarse ese amor que se prodigan por las redes sociales. Cambiar las redes sociales por el contacto humano desgasta inevitablemente una relación", sostuvo.

"Algunas de las situaciones que jamás podrán sustituir las redes sociales y los dispositivos de comunicación actuales -y me atrevo a decir que futuros- son la voz humana, una caricia amorosa o una mirada expresiva. Utiliza estos adelantos tecnológicos pero no los uses para acosar o controlar a tu pareja. De no poder evitarlo, consulten a un especialista que pueda ayudarlos a superar este tipo de violencia y malestar", finalizó el entrevistado.

(Por Soledad Blardone / Infobae) 

lunes, 15 de septiembre de 2014

¿Te duele el estómago cuando te enojas? Te diré porqué

El cuerpo es como una esponja: además de absorber los nutrientes y energía de los alimentos, también es susceptible de almacenar la forma en cómo sentimos la vida. De hecho, es más susceptible de lo que creemos.

El enojo, por ejemplo, es una emoción de resistencia, de control. Se puede manifestar de muchas formas y una de ellas es precisamente en el sistema digestivo.

De acuerdo con Irina Matveikova, especialista en endocrinología y nutrición clínica, así como autora de “Inteligencia digestiva”, la capacidad del estómago de generar ácido clorhídrico puede llegar a niveles industriales, el jugo gástrico puede disolver un trozo de metal, y el plástico en pocas horas.

El estómago es un segundo cerebro

Para Matveikova, el estómago es un “segundo cerebro” constituido por una extensa red de neuronas (100 millones) interconectadas. Su estructura neuronal posee la capacidad de producir y liberar los mismos neurotransmisores, hormonas y moléculas químicas que produce el cerebro superior.

De hecho, en nuestro sistema digestivo se produce y almacena el 90% de la serotonina del cuerpo; su función es esencial: absorción, aporte nutricional y movimientos musculares.

Es la misma serotonina que en un 10% se crea en nuestro cerebro superior y de la que depende nuestro bienestar, explica la especialista, y por ello deberíamos escuchar más al sistema digestivo.

De cómo sintamos nuestro estómago depende nuestro ánimo. Si aprendemos a escuchar sus señales estaremos más sanos, perceptivos y equilibrados”.

Las emociones influyen en todo el organismo

Las emociones son reacciones que suceden en nuestro cuerpo ante las distintas experiencias que vivimos. En el caso de la ira o el enojo, los efectos que ocurren en nuestro cuerpo son numerosos:

1. Todo el cuerpo se tensa

2. La sangre circula más lento

3. Los músculos y articulaciones se engarrotan

4. Se altera y rompe su equilibrio el sistema cardiovascular, hormonal y nervioso

5. La presión arterial se desequilibra y hay un aumento descontrolado en la frecuencia cardíaca y en la testosterona

6. Se altera la actividad cerebral, especialmente los lóbulos frontal y temporal, de una forma negativa

7. La bilis se derrama dentro del cuerpo, la sangre se envía a la periferia dejando a órganos importantes sin sangre.

Si sueles enojarte con frecuencia, empieza a practicar alguna actividad que te ayude a canalizar esa energía emocional. El Yoga y Tai-chi son actividades especialmente efectivas, así como el kick boxing, excelente para descargar la energía del enojo.

(Lau Martínez / Bienestar Salud 180.com) 

sábado, 16 de agosto de 2014

Once cosas que dañan tu cerebro

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado por el sitio Ser Médico del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) enumera los 11 hábitos cotidianos que pueden afectar el cerebro y su rendimiento.

¿Cuáles son?

1. No desayunar

No ingerir buenos alimentos al comenzar el día reduce el azúcar y las proteínas, que son nutrientes necesarios para que el cerebro inicie su trabajo en las primeras horas.

2. Cubrirse la cabeza al dormir

Taparse el rostro con una almohada, aumenta la concentración de dióxido de carbono en el cerebro y perjudica su funcionamiento.

3. Consumir muchos azúcares

Esto interrumpe la absorción de proteínas y si el cuerpo no consume los nutrientes correctamente, se ve afectado el desarrollo del cerebro.

4. Falta de actividad física

El ejercicio ayuda a mantener saludable y con buen funcionamiento no sólo al cuerpo, sino también al cerebro. Puede cambiar su estructura y funcionamiento.

5. Dormir poco

Esto es porque el sueño aumenta la reproducción de células que participan en la formación de mielina, un material aislante en las proyecciones de las células nerviosas dentro del cerebro.

6. Forzar el cerebro cuando se está enfermo

Trabajar o estudiar mucho cuando uno está enfermo es dañino, provoca disminución en la eficacia del cerebro a largo plazo.

7. Fumar

El hábito afecta a toda la salud, pero además la exposición al cigarro en lugares cerrados por más de una hora tiene efectos en el sistema nervioso central.

8. Abusar de alimentos

Luego de permanecer un tiempo a dieta se activan genes ligados a la longevidad y al buen funcionamiento del cerebro.

9. Ser solitario

La corteza prefrontal sobre los ojos es más grande cuanto aumenta el número de amigos.

10. Medio ambientes contaminados

Si el cerebro está mucho tiempo en lugares contaminados, disminuirá el suministro de oxígeno al cerebro y habrá una deficiencia en el órgano.

11. Reacciones violentas y estrés

Causan endurecimiento de las arterias del cerebro. Si se fortifican, la capacidad mental disminuye.

(Con información de El Nacional.com)

domingo, 27 de julio de 2014

Adictos a Facebook padecen mismos síntomas que cualquier adicción

Entre las últimas enfermedades que ha desarrollado el ser humano en la era moderna se encuentra la adicción a las redes sociales, particularmente a Facebook. Red que permite a sus más de mil 250 millones de usuarios a nivel mundial a perderse en un mundo virtual donde no hay horarios.

Una adicta a Facebook de nombre "Marlen", confesó que su adicción le provocó olvidar recoger a su hijo de la guardería, desvelos todas las noches y enojos por no poder consultar su red social. A sus 23 años, su familia y ella, conocieron las enfermedades modernas cuando aún se desconoce el impacto y alcance de las redes sociales a largo plazo en la sociedad.

De acuerdo con especialistas esta adicción tiene las mismos síntomas que cualquier otra; ansiedad, sudoraciones, pérdida del sueño, cambios drásticos en el estado de ánimo y miedo a perderse de algo, son algunos que experimentan las personas que no pueden pasar más de 30 minutos sin consultar su red social.

Señalan que la fascinación por este medio se alimenta de la necesidad natural del ser humano de socializar, obtener el reconocimiento de otros miembros de la comunidad y pertenecer a un grupo. Sin embargo, los problemas se presentan cuando la actividad afecta en las actividades sociales, recreativas o familiares del adicto.

Incluso, comentan que la crisis de abstinencia es similar a la de cualquier adicto: mareos, trastornos del sueño, irritabilidad y desesperación. Informan que el grupo más vulnerable va de los 13 a los 20 años de edad, momento en que termina de formarse la personalidad y cualquier situación impactará de forma importante.

Según datos de Facebook, en México tiene 51 millones de usuarios, 31 de ellos se conectan diariamente.

28 síntomas de que eres adicto

El auge de las redes sociales ha traído consigo varios síntomas de una dependencia crónica hacia ellas, ¿serás uno de sus adictos a estar en línea?

Sigue leyendo:

1. Sientes mucha ansiedad cuando no tienes conexión o batería en el celular.

2. Te invaden las ganas de compartir en Internet todo lo que haces o piensas.

3. Sufres de insomnio porque te amaneces frente a una computadora o ‘smartphone’.

4. No escuchas a los demás cuando te hablan porque estás pendiente de tu celular.

5. Juzgas a otras personas por sus fotos y publicaciones. Te has vuelto hipercrítico.

6. Te desconcentras con mucha facilidad, por lo que nunca finalizas tu trabajo a tiempo.

7. Haz generado problemas de autoestima. Tus fotos te producen inseguridades.

8. Sientes celos de las otras personas que interactúan con tu pareja.

9. No puedes dejar de pensar en tu ‘ex’, porque siempre estás pendiente de sus páginas.

10. Cuando sabes que alguien ha leído tus mensajes y no ha respondido, eres infeliz.

11. Cuando alguien te envía un mensaje, temes a que se resienta si no le respondes.

12. Tus proyectos personales han sido dejados de lado, nunca trabajas en ellos.

13. Sientes que tus páginas en Internet son como una extensión de ti mismo.

14. Crees que el número de ‘likes’ en una publicación puede definir tu autoestima.

15. Los amigos de tus amigos, que no son tus amigos, te generan desconfianza.

16. Cuando sales a la calle, tu celular te hace sentir protegido y acompañado.

17. Ya no recuerdas cómo se siente estar solo, porque nunca estás desconectado.

18. Te importa muchísimo lo que tus contactos piensen de ti. Buscas aceptación.

19. Tiendes a visitar los perfiles de la gente que no te agrada, solo para burlarte de ellos.

20. Estás muy pendiente de todos los movimientos en redes de la persona que te gusta.

21. En algunas ocasiones, sientes paranoia y tienes ganas de borrar todas tus cuentas.

22. Cuando tienes un problema, sientes ganas de gritarlo en las redes sociales.

23. Algunas de tus publicaciones han sido hechas adrede, para afectar a otras personas.

24. Te gusta mucho opinar sobre temas coyunturales, así no conozcas su trasfondo.

25. Haces planes por chat con diferentes personas a la vez, pero nunca concretas ninguno.

26. Tiendes a compararte con otras personas constantemente, en cuanto a gustos y onda.

27. Hiciste clic en esta lista porque te sentiste identificado con el término ‘adicción’.

28. Cuando terminaste de leer este punto, le diste ‘like’ y la compartiste en tus redes.

(Con información de Radio Fórmula.com.mx y Zócalo Saltillo)

Entradas populares